Dormitorio Dodó

Las sensaciones de tranquilidad y calma que sugiere la horizontalidad de una línea son el punto de partida del diseño de la cama Dodó.
Diferentes lamas apaisadas se solapan verticalmente para constituir el cabecero, simulando un techado, un refugio, un lugar donde resguardarse.
La horizontalidad de las líneas se complementa con la curvatura suavizada de vértices y aristas; un recurso gráfico que sirve de nexo de unión entre todos los elementos que componen la colección y que, además, contribuyen a generar una agradable sensación de ligereza, calidez y ergonomía.
Colores madera y tapizados.
A medida